Se realizó en Periodismo el curso de Narrativas Docentes con puntaje
 
Prensa
 

Se realizó en Periodismo el curso de Narrativas Docentes con puntaje

Destinado a educadores del nivel inicial, primario y secundario, el curso sobre Narrativas Docentes como estrategia de investigación-acción de la práctica comenzó el miércoles con una charla inaugural a cargo del profesores e investigadores de la UBA, Daniel Suárez y Verónica Mistrorigo, de la UNLP, Verónica Piovani, y el profesor y director del Profesorado en Comunicación Social de nuestra casa de estudios, Sebastián Novomisky.

El primer encuentro del curso, que está aprobado por la Dirección General de Cultura y Educación y otorga puntaje docente, se llevó a cabo desde las 17 en el aula 5 del edificio Presidente Néstor Carlos Kirchner de esta unidad académica.

Cabe destacar que la iniciativa consta de 5 encuentros programados para los días sábados 22/4, 13/5, 20/5, 10/6 y 24/6, y estarán a cargo de Susana Felli, Pamela Vestfrid, Mauricio Dip, Gladys Manccini y María Antonieta Teodosio.

Sebastián Novomisky estuvo a cargo de la apertura del panel inaugural, quien señaló, retomando conceptos del profesor Jorge Huergo, que “la sistematización de las experiencias docentes revaloriza a los educadores en tanto protagonistas claves que tienen pensamientos centrales para contar”.

El director del Profesorado en Comunicación Social de nuestra Facultad recuperó diferentes hechos del pasado en tiempos de crisis como la primera huelga docente en 1882, la toma del edificio universitario del ex jockey club en 2001, hasta llegar a la escuela itinerante como un indicador de las disputas en la actualidad.

En ese sentido, se refirió a las estrategias comunicaciones desarrolladas por el gobierno vigente en torno a los docentes con el objetivo de deslegitimar sus reclamos salariales. Así, se los nombra como aquellos que no aceptan ser evaluados por el operativo Aprender o poseen representantes que son fuertemente criticados como Baradel “con el fin de deslegitimar la escuela pública”.

Daniel Suárez, investigador de la UBA y especialista en narrativas pedagógicas, centró su exposición en la documentación de narrativas docentes mediante las cuales los educadores participan en el espacio público con la propuesta de “otra pedagogía”.

Señaló, además, que el gobierno en sus discursos “no habla de enseñanza sino de aprendizajes fundamentales” y que remarca la evaluación, las TIC’s y la innovación, el conocimiento científico riguroso, entre otras categorías. “Se enaltece a las escuelas privadas y a las ONG con las que se tejen alianzas”, agregó Suárez, y completó: “Se instala la idea que la escuela no es tan necesaria”.

Frente a ese “desdibujamiento” de la escuela, el investigador concluyó que “se encuentra la pedagogía de los sujetos libres que narran su propia historia”.

Por su parte, Verónica Mistrorigo, centró su exposición en las narrativas de época, en un contexto de despidos de referentes y especialistas de programas vinculados a la memoria, la educación sexual integral, las orquestas juveniles, entre otros. En ese sentido, sostuvo que, a través de los recortes presupuestarios, los programas discontinuados y la persecución a docentes y sindicatos, “se vislumbra la mercantilización de la educación”.

Por otro lado, analizó que “las narrativas mediáticas van de la mano de la narrativa oficialista”, y para ello mostró diversos artículos periodísticos de medios gráficos nacionales y provinciales.

Finalmente, Mistrorigo consideró que “las disputas que están en juego hoy comprenden al rol del docente, el sindicalismo, los sentidos de la evaluación educativa y los Derechos Humanos”.

En la misma línea de análisis sobre los medios de comunicación se expresó Verónica Piovani, quien señaló que “para analizar el proyecto educativo macrista hay que poder articular los fragmentos que aparecen en los medios, siendo capaces de mirar el mapa completo, y preguntarse por cuál es el proyecto de país que se vincula con este modelo educativo y a quiénes beneficia”.

También hizo referencia a los ataques que recibieron en las últimas semanas los docentes y la escuela pública: “Ese es el camino que eligió el gobierno para reducir los costos laborales de los educadores, adoptando a la evaluación como un instrumento para disciplinar a los trabajadores que serían los responsables de sus fracasos y apelando al individualismo y a la gestión de las emociones”.

Piovani remarcó que en esta batalla se define quiénes somos, y en ese escenario las narrativas permiten visibilizar, desnaturalizar, exorcizar, entre otros conceptos, aquello que nos atraviesa, y concluyó: “La salida siempre es política y es con otros, desde un posicionamiento pedagógico ético político de la esperanza”. 

Correo Perio